Escribe. Escribe, maldito.

Birthday in Sin

In Algunos Vericuetos Personales on agosto 31, 2008 at 3:37 pm

Seven deadly sins

Seven ways to win

Seven holy paths to hell

and your trip begins

Seven downward slopes

Seven bloodied hopes

Seven are your burning fires

Seven your desires

Coges estos versos de Iron Maiden (del disco Seventh Son of a Seventh Son, mi favorito de los de Harris y compañía). Los metes en una coctelera, junto a una pizca de Divina Comedia, un poco de Seven (la peli, si fuera la bebida llevaría el Up!), alguna idea maliciosa de algunos amiguetes de mente diabólica, y la proximidad de una fecha especial (un cuarto de siglo no se cumple cada día), y el resultado son tres días previos a su cumpleaños que han de convertirse en un infierno…

Està todo preparado. La he echado de casa por lo menos para las próximas tres horas. Quedan algunos detalles por pulir, pero mi mente maquiavélica lo tiene casi todo a punto. “¿Y a donde voy?” me dice con cara de pena. A la playa, a comprarte algo, a ver si hay agua en Marte… Lo que quieras pero ni se te ocurra pasar por aquí en las próximas tres horas.

Se va y me lio a tijeretazos y cartulinazos, entre sudores y tragos de cerveza y buena música (descubro Amon Amarth, Oceans of Sadness, HydrogynMetal rules!) y se me van ocurriendo nuevas ideas a medida que se acerca la hora de la verdad. Me froto las manos, y sonrío maliciosamente nada más de imaginarme lo que le espera. Pienso en alguno de los nombres con los que Dante bautiza a alguno de los diablejos menores de su infierno. Agarraos, que vienen curvas: Aligacho, Patasfrías, Malchucho, Barbatiesa, Salido y Ponzoñoso, Jabalí Colmilludo, Arañaperros, el Tartaja. Ah, y el mejor de todos: El loco del Berrugas. No tenía mala baba el Dante… Las lágrimas se me saltan de la risa nada más recordarlo, como si estuviera viendo la escena de Top Secret en que presentan al Val Kilmer al Café Olé, Cruasán, Soufflé y demás… Pienso que me podría apodar el MalasPulgas, o el UñasMugrientas (sí todo junto, tipo WikiWord) para este pequeño juego de rol que me he inventado. Al final creo que lo dejaré en Su Satán Particular -que es algo así como más neutro.

Llega el momento. Tres horas más tarde me llama por teléfono. “¿Puedo subir ya?”. Puedes subir. “Vale pero antes me tienes que ayudar con la compra”. Bajo a toda prisa, poniéndome lo primero que aparece de entre la ropa arrebujada en la cómoda y voy a su encuentro. Mientras subimos me pregunta con dulzura peligrosa: “¿Y me vas a dar algún regalo ahora?”. Pues va a ser que no, baby. Tendrás que esperar. “¡Jolín! ¿Y por qué?”. Pues porque son las tres y mi estómago retumba como una verbena gitana. Después del postre hablamos.

Y llega la hora. Tras una ensaladita rápida y una tarta de queso con salsa de fresa por encima, y justo antes del rooibos con un toque de especias, le traigo un antifaz rojo para que se ponga mientras está recogiendo su plato. Vengo por detrás y trato de colocárselo pero en el intento casi le saco el ojo. “¡Deja, ya me lo pongo yo! ¡Mira que eres torpe!”. Nunca se me han dado bien las manualidades, le digo. Me mira con cara de tu estás sonado. Y no le voy a decir que no con la que le tengo montada. Cuando ya se ha puesto el antifaz, me divierto un rato dándole vueltas como si fuera la gallinita ciega (¿por qué sentiré un placer perverso en hacer marear a la gente?) antes de sentarla en la silla. Voy a buscar la caja de pandora, la situo en la mesa, enciendo unas velas con olor a chocolate (en la tienda no tenían con olor a azufre) y pongo un temazo de Oceans of Sadness a modo de entrada al infierno. Guturalizo la voz y digo “¡¡Yaaaa pueeeedeeeees abrriiiiiir loooos oooooojoooos!!”. Reconozco que soy un satán de estar por casa, porque no llevo traje rojo, ni orejas, ni cola que me salga del coxis, pero la temperatura aprieta y en calzoncillos rojos a veces uno ya da bastante miedo.

Y voilà: comienza su jornada a través de los siete círculos del pecado hasta el día final de su 25 cumpleaños en que le será entregado el último de los sobres (23:58 horas del 01 del 09 del 2008, por aquello de los Two Minutes to Midnight, temazo, también, de los Maiden). Una carta inicial, en cartulina roja, con los bordes quemados (Estel, Oscar, Jorge, os he tenido que robar la idea). Las lineas de Moonchild que dan entrada a este blog sirven de invitación al particular infierno que le espera (un poco adaptadas para la ocasión, claro está, no vaya a ser que se asuste y salga corriendo para no volver jamás).

El tema, Mould, de Oceans of Sadness cumple su papel a la perfección, tiene un par de momentos álgidos que ayudan a elevar su tensión ante lo que se avecina: gritos infernales, coros femeninos, y un par de riffs que me recuerdan demasiado a un tema de Santana, Jingo Va, creo que se llamaba. Curiosa mezcla, sí.

Resumiendo: ¿qué contiene la caja de pandora? Siete sobres, abrazados por una tira de papel de regalo. Cada pecado tiene su sobre, cada sobre su color (algunos en consonancia con cada pecado) y dentro un enigma a resolver que le ha de llevar por los valles insondables de esta odisea cumpleañera que le tengo preparada.

Y el viaje se inicia con el pecado de….. (redoble de tambores del infierno): LA IRA.

More to come soon.

El diablo MalasPulgas.

Anuncios
  1. Peligro constante!! lo fastidiado de todo esto, es que estoy viendo su cara, la tuya (paso de imaginarme el calzoncillo rojo)… pero tengo un serio problema con la banda sonora!!!

    Estos peluos, es que nos ponen de un complicado el tema imaginativo…
    Que vayan bien las horas finales!

    Salu2!

  2. Heavy Metal for ever!!!!!!!!!!!

    Pero no lo entiendo; celebrar años es un pecado, los regalos son un pecado o es que vais a “pecar como marranos” (Little Nicky dixit)?

    O es que quizás quieres vengarte de que sólo haga 25 y no 31? (Que yo me apunto!)

    TJQEC: si lo que quieres es , por fin, escuchar música de verdad, ya sabes! Y ya sería hora!

    Salu2 a to2, en especial a la homenajeada!

  3. Por cierto!

    Felicidades por volver!

    Y ya sabes, con alevosía y nocturnidad!

  4. Suena bien, a pesar de la música 😛 (vaya mi nota discordante).
    Ahora que ya hemos superado el cuarto de siglo, tienes que explicar cómo ha sobrevivido la pobre a tu propio camino dantesco. Por que ha sobrevivido ¿no? ;D

    besazillos a los dos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: