Escribe. Escribe, maldito.

Método Snowflake IV

In El Arte de Palabrear on enero 20, 2007 at 7:36 pm

O de como crear la primera sinopsis de nuestra novela en una página.

De eso va este post, el cuarto paso en la elaboración y diseño de nuestra novela según el Método Snowflake, de Randy Ingermason.

¿En qué consiste este cuarto paso? A estas alturas nuestra novela ya debería estar diciéndonos cosas -como por ejemplo, si vale la pena escribirla, si sentimos que se eriza la piel ante la idea de enzarzarnos en el proceso de escribir a machetazos al hilo de lo que aquí estemos pre-concibiendo; o si por el contrario, mejor rompemos la hoja, o usamos el temido delete y comenzamos de nuevo con otra idea y otro embrión de historia.

De ese modo, lo que aquí vamos a tratar de hacer es convertir nuestra historia en un párrafo (que recordaréis se generó a partir de una historia en quince palabras) en una historia en una página.

En ese sentido, el procedimiento es fácil: cogemos cada una de las frases que componen nuestra historia en un párrafo, y la hacemos crecer de frase a párrafo (¿veis como va gestionándose la fractalidad de la novela? Sin querer esta va cogiendo forma sobre sí misma, puliendo sus contornos, embelleciéndolos).

Un ejemplo: Pongamos que vuestra historia trata de un personaje que un día se convierte en escarabajo al despertar (¿os suena?). Pongamos que vuestra primera línea consiste en ‘XXX despierta una mañana hecho un escarabajo’. Y luego seguís vuestra historia en un párrafo con cuatro frases más, a través de la que avanza vuestra historia. Pues se trataría de que esta frase inicial se alargara hasta convertirse en un párrafo (por ejemplo en el que expliquéis como se da cuenta de que se ha convertido en un escarabajo, dónde está cuando lo descubre, qué reacción tiene, etc.). Y así hasta acabar con el párrafo final que debe ser el desenlace de vuestra historia.

A partir de aquí si que os recomendaría comenzar a vigilar lo que los ingleses (sobre todo en el mundo del guión cinematográfico) llaman plot points: Aquellos puntos que generan conflicto y que hacen avanzar la historia hasta su resolución.

Darle vueltas ahora, es mejor, como dice Randy Ingermanson, concentrarse en ello ahora para luego poder disfrutar relajado de una escritura sobre ruedas, sabiendo de antemano hacia donde dirigir la historia y sólo preocupados por hacer unos pequeños cambios estratégicos en el camino (pudiendo volver siempre al pre-diseño y cambiarlo si se necesita, of course: eso querrá decir que la historia y los personajes os están diciendo cosas sobre su evolución, así que estad atentos).

Nada más, palabreros. Espero que os sea útil.

Un saludo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: