Escribe. Escribe, maldito.

Al hilo de…

In Algunos Vericuetos Personales on octubre 31, 2006 at 7:58 pm

A pesar del micropalabreo anterior, no hay tiempo para relajarse.

Al hilo del post del domingo, tres reflexiones:

A) Este fin de semana se estrena An Inconvenient Truth (Una Verdad Inconveniente), el documental de Al Gore que ha recibido excelentes críticas por su denuncia y compromiso respecto a la lucha frente al cambio climático. El mensaje es: aún hay tiempo, pero cada vez hay menos tiempo. Así que deberes para este fin de semana: Ver el documental. Comentarlo aquí. Hacer correr la voz. Concienciar a los demás de que algo grave está pasando, que el mundo se nos desgrana entre los dedos, y que sólo verbalizando nuestra preocupación podemos hacer algo -crear consciencia del problema, primero, para luego hacernos conscientes de que sólo nosotros podemos atajarlo.

B) Os comentaba el domingo que me entristecía saber que nadie haría nada por el cambio climático hasta que el daño no fuera cuantificable -cuantificable económicamente, para más señas. No me equivoqué de mucho: ayer el tal Tony Blair que ahora parece que se apunta al carro del ecologismo, después de dar mucho por saco con sus delirios militares, presentó el Informe Stern en el que más o menos se nos viene a decir que la cosa está muy mal y que el cambio climático va a crear un órdago en la economía futura si no ponemos remedio -mi reacción: dime algo que no sepa. El informe está interesante por lo poco que he podido leer, lo podéis visitar aquí.
C) Os hablé de que hay que releer la persona de Nelson Mandela. Hoy me he enterado que ha sido nombrado Embajador de la Conciencia. Me parece justo el reconocimiento. Además de necesario, por lo del concepto ‘Conciencia’, digo. Es necesario más que nunca desempolvar ese termino tan manoseado, vilipendiado, abusado, y despreciado, y volver a poner las cosas en su sitio: hablar desde la conciencia social, cultural y humana de la que tan lejos parece vivir nuestro sistema. Os invito a visitar la página y a ver de qué va el asunto. Creo que es una gran noticia.

A modo de premio para mis fieles palabreros, os adjunto el poema de Seamus Heaney que dio origen al premio Ambassador of Conscience Award:

DESDE LA REPÚBLICA DE LA CONCIENCIA

I
Cuando aterricé en la república de la conciencia
y los motores se callaron, era tal el silencio
que pude escuchar el canto de un pájaro por encima de la pista.

El funcionario de inmigración, un hombre viejo,
extrajo una billetera de su abrigo tejido a mano
para mostrarme una fotografía de mi abuelo.

La mujer de la aduana me hizo declarar
las palabras de nuestros tradicionales rezos
contra el mal de ojo y de nuestros remedios para la mudez.

No hubo ningún portero. Ningún intérprete. Ni un taxi.
Uno llevaba su propio bulto y muy pronto
desaparecían los síntomas del recién adquirido privilegio.

II
Allá la neblina es un agüero temido, mas los rayos
anuncian la bonanza universal y los padres, durante la tempestad,
cuelgan a sus infantes en los árboles.

Su mineral precioso es la sal. Y ponen conchas marinas contra
el oído a la hora de los nacimientos y de los entierros.
Todos los pigmentos y tintas tienen por base el agua del mar.

Su símbolo sagrado es una barca estilizada.
La vela es una oreja y, una pluma inclinada, el mástil.
El casco tiene forma de boca, la quilla es un ojo abierto.

Al asumir sus cargos, los funcionarios públicos
deben jurar su defensa de la ley no escrita, llorar
de vergüenza por atreverse a ocupar sus puestos

y afirmar su convicción de que la vida nació
de sal en las lágrimas derramadas por el Dios-del-cielo
cuando soñó que su soledad era infinita.
III
Regresé de aquella república frugal
con los dos brazos de igual tamaño, pues la aduanera insistía
que uno mismo representa el límite de los recursos permitidos.

El viejo se levantó, me miró a la cara y declaró
que en eso consistía el reconocimiento oficial
de que ahora disfrutaba de la doble nacionalidad.

Quiso por lo tanto que yo, al llegar a casa,
me considerara un representante de ellos
y que, usando mi propia lengua, hablara en su nombre.

Tenían embajadas, dijo, en todas partes
pero que cada una operaba independiente
y ningún embajador sería retirado jamás.

Anuncios
  1. Por cierto, hoy he visto que la traducción del documental de Al Gore es “Una Verdad Incómoda”, y no “Una Verdad Inconveniente”.

    Cuestión de hablar con propiedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: