Escribe. Escribe, maldito.

Escribir a Machetazos

In El Arte de Palabrear on octubre 4, 2006 at 12:00 am

No. No se trata de matar a nadie mientras se escribe (aunque viendo lo que circula por ahí, uno a veces tiene la sensación de que hay mucho autor obsesionado con asesinar a base de mal gusto a sus lectores).

Se trata de escribir abriendo camino entre la maleza de las ideas, de las indecisiones, de la voluntad de la mente de circuncidar lo que se va escribiendo.

O quizás miento -si que se trata de asesinar: escribir a machetazos implica matar la procrastinación. Y a uno se le ocurre que para casos extremos de bloqueo eterno lo único que funciona es coger la vía de enmedio.

Cuando hablo de escribir a machetazos me estoy refiriendo a ese primer momento de escritura de una obra que nos tememos va a ser demasiado ingente y que no sabemos por dónde empezar. Ese momento en el que no tenemos otra opción que aventurarnos en la selva y hacernos camino a base de caminar, e ir recortando la maleza a nuestro paso para ver con más claridad. No tenemos la perspectiva de un mapa de la zona, porque no nos ha dado tiempo a diseñarlo. Y, en todo caso, los primeros mapas primero se andaron, luego se dibujaron.

El ejercicio es simple:

Escribir, escribir y escribir.

No se trata de tener el camino asfaltado, sino de marcar un camino nuevo, polvoriento, repleto de arbustos muertos que sirvan de abono a nuevos árboles más fértiles en el futuro, para que lo que queramos contar pueda hallar su vía de expresión y llevarnos a alguna parte. El problema es que, en nuestra creencia errónea de que uno debe escribir de forma preciosista desde que pone la primera letra en la página en blanco hasta el punto final y firma, nos andamos con florituras que nos pierden, y que en vez de ser catapultas para nuestra imaginación y para nuestra historia, nos bloquean y nos impiden avanzar.

Recordaréis que os hablé de una manera de superar el bloqueo por medio de la escritura automática con la pantalla apagada. Esa es una buena manera de escribir a machetazos, quizás la más extrema. Pero para escribir abriendo camino, sólo hay una forma. Tener claro que la escritura consiste en dos fases básicas y que, sobre todo al principio, nunca deben ir unidas: la escritura y la reescritura.

Es en la fase de reescritura que uno debe buscar el preciosismo, el efecto estético, alterar el material primo que ya se posee para que reluzca más.

Pero no podemos pulir el diamante si previamente no hay diamante. Así que en la primera fase de escritura sólo nos queda hallar la historia a base de escribir. Y escribir. Y escribir. Esperando que lo que escribamos muchas veces no tenga sentido. Pero eso tampoco ha de preocuparnos.

Y es que estad seguros que Colón no descubrió América en su primera travesía. Es más ni siquiera sabía que iba a encontrarla.

Y mirad lo que halló.

Pues eso: a escribir, palabreros.

Anuncios
  1. Ya me adelanto, y os digo que en otro post hablaré de maneras en que podamos adelantar camino, porque a pesar de que cuando estamos bloqueados todo parece más oscuro y los caminos no parecen tener salida, existen fórmulas, y mapas para poder iniciar la ruta… Ayudas para poder organizar las ideas y hacer una pre-escritura que oriente lo que luego hayamos de crear.

    Pero eso, como ya he dicho alguna vez, es arena de otro post-al.
    Saludos.

  2. Ardo en deseos de violar visualmente el post que nos anuncias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: